AMACAYACU

El Parque Amacayacu abarca un paisaje selvático plano de la cuenca sedimentaria del río Amazonas.

Se estima que en el parque viven 150 especies de mamíferos y entre estos se destaca el delfín rosado del Amazonas, especie única en el mundo y de gran belleza. Especies como el cedro rojo y blanco, el caoba, la ceiba y el uvo son de los árboles más altos e impresionantes que encontramos en el parque.
  • Localización

En jurisdicción del municipio de Leticia, departamento del Amazonas. Extremo sur del trapecio amazónico.

  • Poblaciones cercanas

Leticia, Mocagua, San Martín, Puerto Nariño.

  • Área

293.500 hectáreas.

  • Temperatura

26°C

  • Meses secos

El mes menos lluvioso es julio.

  • Meses lluviosos

El mes más lluvioso es octubre.

  • Precipitación promédio

2.836 mm anuales.

  • Vías de acceso

Se debe llegar a Leticia, que cuenta con aeropuerto internacional y vuelos comerciales todos los días. Desde el puerto, tomando el río Amazonas aguas arriba, se llega a la quebrada Matamatá después de dos horas de viaje en lancha con motor fuera de borda (aproximadamente 60 km.).

En este recorrido se pasa por las islas de Ronda, Los Micos y los caseríos de Santa Sofía y Zaragoza. A la zona norte del parque se puede llegar por hidroavión sobre el río Cotuhé. En verano se puede caminar durante cinco días por una trocha que sigue el río Amacayacu y la quebrada Cabimas.

  • Características generales

El área protegida fue declarada en octubre de 1975 y ampliada su extensión, a la actual, en 1887, Amacayacu, cumple la función de conservar y proteger el ecosistema de selva húmeda tropical y la consolidación de un programa de capacitación y relaciones comunitarias para generar beneficios tangibles para las comunidades indígenas asentadas en el área protegida y en la zona de amortiguación.

Amacayacu tiene dos tipos de relieves: ondulado en tierra firme, compuesto por zonas no inundables que soportan suelo y vegetación, y superficies inundables, que reciben la influencia de las crecientes de los ríos. Posee clima cálido-húmedo, con una temperatura promedio de 27 grados centígrados. El parque alberga la espectacular planta acuática victoria amazónica. En las márgenes de lugares encharcados son característicos los árboles de capirón y munguaba.

En tierra firme la selva tiene árboles de 30 a 40 metros de altura. Especies como el cedro rojo y blanco, el caoba, la ceiba y el uvo son de los más altos e impresionantes.

Amacayacu tiene alrededor de 150 especies de mamíferos entre los que se destacan el delfín rosado y algunas especies en vía de extinción como la danta, el jaguar, el manatí y la nutria. Entre los primates se destaca el Tití Leoncito, el más pequeño del mundo. Existen alrededor de 500 especies de aves, de las cuales de destacan las guacamayas o papagayos. Dentro de los reptiles está el morrocoy jabuti, la tortuga de agua dulce más grande del mundo y el caimán negro. En serpientes se encuentran boas, anacondas y corales. Los peces constituyen un grupo muy diversificado, entre ellos están el pirarucú y las pirañas.

El turismo en Amacayacu gira en torno de la concepción que tienen los Tikuna de la naturaleza. El “sendero de la selva” es el circuito ecoturístico del parque nacional natural Amacayacu. Siguiendo diferentes rutas entre el bosque y bajo la guía de indígenas, el turista se va adentrando en una nueva cultura, una manera distinta de ver la naturaleza. Conceptos como la alianza del hombre con el medio, la sabiduría para conocer el bosque, la voluntad para emprender caminos, el respeto por todas las formas de vida y el equilibrio de una selva siempre igual y siempre cambiante, buscan tocar las fibras más sensibles del visitante y devolverlo a su cotidianidad con una nueva forma de entender la vida.

  • Sitios de interés

Comunidades indígenas de San Martín de Amacayacú y Palmeras, donde los visitantes pueden pasar la noche; Lagos de Tarapoto, a media hora del parque por el río Amazonas, donde se pueden observar los delfines rosados y grises; y el Puente del Dosel, puente colgante de 60 metros, ubicado entre las copas de los árboles a 30 metros de altura, brinda la oportunidad de observar la selva desde otra panorámica.

Los amantes del ecoturismo podrán recorrer el sendero del dosel, un camino temerosamente movedizo soportado por los altos brazos de los árboles del Parque Nacional Natural Amacayacu. El recorrido tiene una duración aproximada de 3 horas para grupos de máximo 6 personas. Para este recorrido es preciso solicitar a los funcionarios del parque la compañía e instrucción de mínimo dos guías especializados así como los equipos de seguridad personal requeridos para esta actividad. Un guía del Dosel es una persona capacitada en técnicas de manejo de cuerdas y trabajo en la parte aérea del bosque, conocimientos teóricos y prácticos de la biología y ecología.

  • Infraestructura

El parque cuenta con un centro de visitantes llamado Yeguae, que significa Señor de los Bosques en lengua Tikuna. Tiene capacidad para hospedar 50 personas y cuenta con todos los servicios, incluyendo energía eléctrica entre 6 y 10 de la noche, un salón múltiple con capacidad para 36 personas, museo etnográfico, centro de documentación, laboratorios, albergues, muelle, cafetería y restaurante.

Además el parque cuenta con 5 plataformas que se construyeron en las cabeceras de los principales ríos y quebradas que rodean el Amacayacu, su construcción es en madera, a 10 metros de altura. Cuenta los servicios básicos de agua (tanques recolectores de agua lluvia), una pequeña cocineta, servicio de sanitario, sector para gindar hamacas y un corredor mirador. Estas están aisladas en medio de la selva, los recorridos se realizan en compañía de un intérprete ambiental (indígena Tikuna), cada plataforma tiene una capacidad máxima de 6 personas.

  • Recomendaciones

Vacunarse contra fiebre amarilla y tétano, llevar botiquín de primeros auxilios que incluya suero antiofídico polivalente, y antidiarreico. Además llevar botas de caucho, ropa de algodón, camisas de manga larga, impermeable, ¡interna, sombrero, protector solar, repelente contra insectos. No llevar enlatados ni elementos no perecederos que generen desperdicios y contaminación. Y no olvide no deje basura y no contamine las fuentes de agua así como no destruya la naturaleza.

ANTES QUE SEA TARDE

¡Un problema que nos afecta a todos!

EL PÁRAMO

Carlos Vives - Conservación Internacional