LAGUNA DE PEDRO PALO

Rodeada de muchas leyendas sobre encantamientos y poderes mágicos, la laguna de Pedro Palo es la mayor reserva hídrica de la provincia del Tequendama y un escenario de gran importancia histórica, pues en esta región se efectuaron los primeros viajes de la Real Expedición Botánica en 1783.

Se trata de una laguna de forma casi circular que tiene a su alrededor dos paisajes antagónicos pero igualmente bonitos, por su costado oriental, subsiste aún parte del enorme bosque tropical andino que antaño rodeó las aguas; el resto de su orilla ha sido talado y pertenece a fincas en las que se cultiva maíz, leguminosas y pastos para ganado.
  • Localización

La Reserva se ubica en el Municipio de Tena (Vereda Catalamonte), Departamento de Cundinamarca.

  • Poblaciones cercanas

Tena, La Mesa, Mosquera.

  • Temperatura

El propio es de 16ºC.

  • Altitud

2.000 - 2.280 m.s.n.m.

  • Características generales

La Red de Reservas Naturales de la Sociedad civil de la Laguna de Pedro Palo, se encuntra dentro de la Reserva Forestal Protectora, Productora Laguna de Pedro Palo, declarada por la CAR; razón por la cual los propietarios de las Reservas, contribuyen en la protección de los bosques y nacimientos de agua que dan orígen a la microcuenca Laguna de Pedro Palo.

La Red la componen ocho (8) Reservas:Poza Mansa de Pedro Palo, Tenasucá de Pedro Palo, La Cabaña de Pedro Palo, La Finca de Pedro Palo, Hostal de Pedro Palo, Kilimanjaro de Pedro Palo, La Granja de Pedro Palo y Altos de Pedro Palo.

En cuanto a sus leyendas, se relatan muchas que aseguran que en ciertas épocas del año se producía un fuerte oleaje obligando a los habitantes del lugar a arrojar objetos para apaciguar la furia del monstruo que la habitaba. Lo cierto es que allí se ofrece un paisaje muy hermoso, sobre todo cuando en día despejado, el bosque se contempla reflejado en el agua y el sol hace que ésta se torne de un color verde intenso.

Cabe anotar que al costado oriental se hallan centenares de piedras simétricas dispuestas en lo que se cree fue el sitio de recreo del Zipa y su corte; además cuenta con zonas para la práctica de montañismo, ecoturismo por sus caminos reales y otros lugares de interés cultural o contemplativo.

  • Ecosistemas

En las Reservas el ecosistema presente es el de Bosque Subandino, en el que se identifican varios tipos fisonómicos de vegetación: Bosques de robles (Quercus humboltii); Bosques Subandinos Mixtos que han sobrellevado procesos de intervención y entresaca selectiva de especies maderables, en los que las especies mas representativas del estrato arbóreo son el Cedro (Cedrela montana), Amarillo (Nectandra sp., Ocotea sp.); Encenillo (Weinmannia tomentosa), Caucho (Ficus sp.); Aliso (alnus acuminata); Laurel (Myrica sp.); Yarumos (Cecropia sp.) Cucharos (Ardisia sp.), Pedro Hernández (Toxicodendron acuminata), Pino Romeron (Decusocarpus rospigliosi), Sauce (Salix sp.); Nogal (Juglans neotropica).

Hay también predominio de especies como el chilco (Baccharis floribundus), el pauche (Montanoa quadrangularis), el angelito (Miconia squamulosa), helecho marrano (Pteridium aquilinum), enriquecidas con especies plantadas como el guayacán de manizales (Lafoensia acuminata), sauco (Sambucus peruviana), la guaba (Phitolacca sp.), el agraz (Cessus sp.), entre otros.

En el estrato arbustivo se encuentran especies como el uva de monte (Cavendishia sp.), mortiño (Hesperomeles sp.), moras (Rugus sp.); chilco (Escallonia sp.); gaques (Clusia sp.), laurel de monte (Palicourea sp.); jazmin de monte (Psichotria sp.); tuno (Miconia sp.), y helechos arbóreos (Cyathea sp.).

También se encuentra vegetación acuática, de macrofitas asociadas a la orilla de la laguna de Pedro Palo. Se encuentran también algunas áreas con especies introducidas de acacia (Acacia decurrens), pino (Pinus patula) y eucalipto (Eucalyptus globulus).

  • Fauna y flora

Se tiene la identificación de 68 especies botánicas distribuidas de la siguiente manera:

· Zona de Pastizales: Dedicadas a la ganaderia bovina y equina, con predominio de pasto quikuyo (pennisetum clandestinum) y algunos arboles plantados con funcion de cercas vivas, como saucos (Sambucus peruviana), chilcos (Baccharis floribundus), entre otros.

· Zona de bosques secundarios en formación: con predominio de especies como el chilco (Baccharis floribundus), el pauche (Montanoa quadrangularis), angelito (Miconia squamulosa), helecho marrano (Pteridium aquilinum), enriquecidas con especies plantadas por los propietarios como el guayacán de manizales (Lafoensia acuminata), sauco, guaba (Phitolacca sp.), agraz (Cessus sp.), entre otros.

· Zona de bosque primario con algo de intervención: dominado por asociaciones puras de roble (Quercus humboldtii), gaques (Clusia sp.), y acompañados de arboles como el yolombo (Panopsis soaveolens) los amarillos (Ocotes sp. y Nectandra sp.), los tunos (Meriania sp.), el pino romeron (Decussocarpus rospigliosi), nogal (Juglans neotropica), cedro (Cedrela montana), encenillo (Weinmannia sp.) guarumo (Cecropia sp.), entre otras.

· Otras especies reportadas son: sangregao (Croton funkianus, C.magdalanensis, C.smithianus), siewte cueros (Tibouchina sp.), zapotillo (Matisia uribei), tuno (Meriania quintuplinervia), (Cedrela montana), amarillo (Nectandra sp., Ocotea sp.); encenillo (Weinmannia tomentosa), caucho (Ficus sp.); aliso (alnus acuminata); laurel (Myrica sp.); Yarumos (Cecropia sp.) cucharos (Ardisia sp.), pedro hernandez (Toxicodendron acuminata), pino romeron (Decusocarpus rospigliosi), sauce (Salix sp.); nogal (Juglans neotropica), chilco (Baccharis floribundus), el pauche (Montanoa quadrangularis), el angelito (Miconia squamulosa), helecho marrano (Pteridium aquilinum), enriquecidas con especies plantadas como el guayacán de manizales (Lafoensia acuminata), sauco (Sambucus peruviana), la guaba (Phitolacca sp.), el agraz (Cessus sp.), uva de monte (Cavendishia sp.), mortiño (Hesperomeles sp.), moras (Rugus sp.); chilco (Escallonia sp.); gaques (Clusia sp.), laurel de monte (Palicourea sp.); jazmin de monte (Psichotria sp.); tuno (Miconia sp.), y helechos arbóreos (Cyathea sp.).

· Con respecto a fauna: la Asociación Bogota de Ornitología tiene reportadas 39 especies de aves para la zona. Un reporte importante para la Laguna de Pedro Palo es el Colibrí Inca Negro (Coeligena prunellei), una de las especies de colibrí que se encuentra En Peligro a nivel global, causado por la fragmentación y desaparición de su hábitat natural, los bosques húmedos subandinos, especialmente los robledales (Quercus humboldtii). La protección efectiva a los robledales en las Reservas pertenecientes a la Red de reservas de la Laguna de Pedro Palo es necesaria dado que es el tipo de hábitat en donde el inca negro ha sido registrado.

  • La Leyenda de Pedro Palo

Una bella india, en cinta, pescaba a la orilla de la apacible laguna; por desgracia logro coger en su anzuelo un sapo, dios sagrado de los chibchas; en ese mismo instante se desencadeno una espantosa tempestad, repercutiendo terriblemente en los montes el eco de los truenos.

La pobre pescadora, o más bien pecadora cayo al suelo partida por un rayo y al mismo tiempo nació la criatura que llevaba en su seno; el sapo entonces se mostró solidario recogió al inocente huérfano, lo bajo a sus dominios, al fondo de la laguna: con maternal ternura lo crió, lo educo y diariamente el niño salía a la orilla, tocaba una flauta hecha en canutillos de junco. Los indios de la vecindad resolvieron apoderarse del acuático infante, y una mañana uno de ellos se disimuló entre las matas, espero la salida del chico, se abalanzó sobre él sujetándolo fuertemente y se lo llevó al rancherío.

El muchacho acabó de crecer en medio de sus raptores y supo que el dios del rayo había matado a su madre. Juro vengar esta victima; para lograr su propósito, lanzo tres pelotas de hilo retorcido al cielo, se enredaron alas estrellas del firmamento y aprovechando esas aéreas cuerdas trepo al cielo y se dirigió al palacio de Kana; el anciano dios del rayo se encontraba ausente; encontró solamente a su esposa preparando la comida; al oír el regreso del soberano, con su acostumbrado acompañamiento de truenos, se metamorfoseó en murciélago, colgándose en una de las vigas del techo del aposento, y en el mismo momento en que el dios gritón, tomaba en su inmensa totuma la chicha, dejo caer en el liquido amarillo, un polvo de hierbas venenosas; el efecto esperado no tardó en hacer que el poderoso dios cayera al suelo muerto.

El joven había vengado a su madre, recobró su humana figura y sin piedad alguna ultimó a la mujer y a los de Kana; únicamente le perdonó la vida al más pequeño que dormía en su cuna y cargo con el hacia la tierra para criarlo. Durante muchas lunas no se volvió a oír el ruido del trueno, ni se vieron los relámpagos en el cielo. La criatura lloraba incesantemente causando returbación en el rancho y población; impaciente un día, el indio arrojó al río a su protegido; la corriente lo llevo de nuevo al cielo. Apenas llegó a sus dominios, principio a tronar de un extremo a otro del firmamento; había reaparecido en su reino, el nuevo dios del rayo: Kana.

  • Infraestructura

Las Reservas, planean desarrollar actividades ecoturísticas encaminadas a: La contemplación del paisaje, la investigación, la recuperación de tradiciones culturales con énfasis en el carácter sagrado de la Laguna de Pedro Palo y el desarrollo de actividades de orden espiritual. También proyectan establecer una infraestructura básica y senderos para atender a los visitantes, vinculando aspectos de la cultura tradicional.

  • Recomendaciones

Desafortunadamente no está permitido acampar junto a la laguna, ni el ingreso a esta, el guardabosque está autorizado para sacarlo del lugar.

Llevar todos los alimentos necesarios. Botiquín de primeros auxilios, repelente contra insectos, ropa adecuada para la región que se va a visitar, linterna, pilas y cámara fotográfica. Y no olvide no destruya la vegetación, no contamine las fuentes de agua y no deje basura.