PARQUE ARQUEOLÓGICO DE FACATATIVÁ

Facatativá o Totacativá, como fue llamada originalmente, es una región de gran relevancia para el estudio de las culturas del pasado. En este municipio se encuentran abrigos rocosos con un sinnúmero de pinturas rupestres que conforman un importante patrimonio arqueológico.

Esta importancia histórica y patrimonial fue reconocida en la década de los treinta cuando se constituyó el Parque Arqueológico de Facatativá, como el primer intento del Estado por adquirir predios con patrimonio arqueológico para su protección, investigación y disfrute. Es el único parque arqueológico ubicado en un contexto urbano y uno de los principales parques naturales cercanos a la ciudad de Bogotá.
  • Localización

El Parque Arqueológico de Facatativá está localizado en el municipio de Facatativá, en el departamento de Cundinamarca y comprende aproximadamente 27 hectáreas donde se pueden encontrar abrigos rocosos, pintura rupestre y paisajes con gran riqueza ambiental. El parque se encuentra a una altura de 2.600 metros sobre el nivel del mar, se encuentra ubicado a 1.150 metros al nordeste de la plaza de Facatativá y a 40 km de Bogotá.

Para llegar al Parque Arqueológico de Facatativá, usted debe tomar la vía Bogotá - Fontibón-Mosquera-Madrid (40 km). El viaje por tierra tiene una duración aproximada de una hora, partiendo desde la ciudad de Bogotá.

  • Poblaciones cercanas

Facatativa, Bojacá.

  • Reseña Histórica

Adquirido por el Ministerio de la Cultura en 1945 y declarado parque arqueológico en 1946. Fue entregado a la Corporación Autónoma Regional -CAR- en 1988 para su administración y manejo. A partir del 2006 el Ministerio de Cultura delegó al ICANH la supervisión del comodato del parque a cargo de la CAR.

Facatativá o Totacativá, como fue llamada originalmente, es una región de gran relevancia para el estudio de las culturas del pasado. En este municipio se encuentran abrigos rocosos con un sinnúmero de pinturas rupestres que conforman un importante patrimonio arqueológico.

Esta importancia histórica y patrimonial fue reconocida en la década de los treinta cuando se constituyó el Parque Arqueológico de Facatativá, como el primer intento del Estado por adquirir predios con patrimonio arqueológico para su protección, investigación y disfrute. Es el único parque arqueológico ubicado en un contexto urbano y uno de los principales parques naturales cercanos a la ciudad de Bogotá.

Infortunadamente, por más de 70 años ha sido explotado como lugar de recreación activa, impactando negativamente el medioambiente y el patrimonio arqueológico del parque. Por está razón, para su recuperación es necesario transformarlo en un lugar donde lo prioritario sea la protección del patrimonio arqueológico del parque, su divulgación y protección.

  • Características generales

El Parque Arqueológico de Facatativá es valioso por el patrimonio pictográfico que alberga y por ser una reserva natural que evidencia la riqueza ambiental de la región. El patrimonio arqueológico que se encuentra en los predios del parque, hace referencia a conjuntos de pintura rupestre ubicados en las paredes de los abrigos rocosos.

Antes de 1970, el visitante podía contemplar, sobre la superficie de las piedras, numerosas pictografías distribuidas en 60 murales.

Actualmente, la mayoría de estas pinturas rupestres se encuentran total o parcialmente ocultas bajo los graffiti y las manchas de hollín.

La riqueza ambiental del parque se ha visto afectada por el mal uso de los escenarios recreativos. El uso de fogatas y hornillas ha sido una de las causas del deterioro de los vestigios arqueológicos y del ambiente.

Dado que el legado natural y cultural de este parque reside en las piedras, las pinturas y su simbología, es importante su preservación para futuras generaciones.

En la actualidad, el Parque Arqueológico de Facatativá enfrenta diferentes situaciones que reflejan la falta de apropiación y valoración de los recursos patrimoniales y ambientales.

1. Turismo activo: Produce contaminación auditiva y deterioro del patrimonio arqueológico y ambiental.

2. Fogatas: Deterioro de fauna, flora y contaminación ambiental.

3. Graffiti : Causan deterioros en las superficies rocosas y en la pintura rupestre.

4. Basuras: Los visitantes olvidan recoger su basura, lo cual contamina no sólo los suelos, sino los recursos hídricos del parque.

Rescate del parque arqueológico

El trabajo de intervención en conservación y documentación de las pinturas rupestres de la roca número 16 del Parque Arqueológico Piedras de Tunja en Facatativá (Cundinamarca, Colombia), se enmarca dentro del programa de "Divulgación para la Preservación del Arte Rupestre de Cundinamarca" que desde 1999 viene desarrollando el Instituto Colombiano de antropología e Historia ICANH, dada su responsabilidad de conservar el patrimonio arqueológico. Para ello, el programa ha trazado dos campos de acción.

El primero surge del planteamiento que nadie puede valorar lo que no conoce, razón por la cual se creó una base de datos de arte rupestre, alimentada con los registros de las rocas pintadas y grabadas aún existentes.

El contexto de globalización en que nos encontramos, marcado por la apertura de los mercados y la aceleración en la destrucción del medio ambiente, hace difícil también la tarea de protección del arte rupestre. Por ello, desde el ángulo científico, se tiene una doble lucha, la de investigar y proteger el pasado precolombino y al mismo tiempo defenderlo del presente.

El arte rupestre es parte del patrimonio arqueológico de la Nación y está bajo la protección del Estado. Sin embargo, en los últimos años la expansión de la frontera urbana ha puesto al descubierto miles de vestigios arqueológicos, los cuales han sido alterados o destruidos. Al parecer los programas educativos llegan tarde y de manera remedial se pretende mantener el estado de deterioro en que se encuentra las manifestaciones rupestres.

El segundo campo de acción, se refiere a valoración del arte rupestre dándolo a conocer y promoviendo su respeto. Esto fundamenta la necesidad de divulgar las expresiones rupestres de Cundinamarca, tanto en los municipios donde existe, como en el resto del país, y resaltar su valor como manifestación cultural del período prehispánico. El programa se viene realizando mediante la documentación, registro, divulgación y mecanismos de intervención para la mitigación del daño ocasionado por las acciones vandálicas sobre el arte rupestre.

Para lograr tal objetivo y debido al avanzado estado de deterioro causado principalmente por la elaboración de graffitis sobre las pinturas rupestres, de casi la totalidad de los sesenta murales que componen el Parque Arqueológico de Facatativá, el ICANH, como parte de una primera etapa de intervención, escogió la roca no.16 con la intención de documentarla e intervenirla con métodos de restauración. Este trabajo se realizó durante los meses de julio a noviembre de 2003. Esta intervención eliminó, hasta donde fue posible, los mencionados graffitis y la blanca nubosidad producto de la disolución de sales de la roca, a la vez que se estableció una metodología a implementar para la intervención de otros murales con pinturas indígenas del parque (proyecto 2004).

Con base en los planteamientos anteriores el ICANH contrató con Pedro Arguello y Diego Martínez la documentación de la mencionada roca. A su vez contrató a la restauradora María Paula Álvarez para realizar su intervención.

De igual manera se hace necesario continuar con el programa de inventario y registro detallado de los yacimientos rupestres con el fin de conocer el estado anterior a la intervención y divulgar lo pertinente con el objetivo de lograr la preservación de dicho patrimonio.

Se presentó un informe que condensa en fichas de registro los trabajos de documentación llevados a cabo antes del inicio de la restauración de la mencionada roca y el resultado de los procedimientos de intervencion en restauración. Estos documentos de registro se convierten por tanto en una memoria del estado de deterioro en que se encontraba y en punto de partida para evaluaciones posteriores sobre todo el proceso de intervención.

  • Recomendaciones

Llevar cámara fotográfica, bloqueador solar y alimentos. Y no olvide no destruya la vegetación, no contamine las fuentes de agua y no deje basura. No se pueden ingresar perro ni encender fogatas.

Más información, tarifas y horarios: Teléfono (57)+1 842 18 08.

ANTES QUE SEA TARDE

¡Un problema que nos afecta a todos!

EL PÁRAMO

Carlos Vives - Conservación Internacional