SANTUARIO DE LAS LAJAS

Por su ubicación, en una zona de frontera, sobre el cañón del Guáitara, es un punto de encuentro, un cruce de caminos, de comercio y de conexión de diferentes personas y regiones que se aglutinan en torno al poder mágico sagrado de la Virgen del Rosario.

Histórica y geográficamente ha sido punto de conexión de las comunidades negras del Bajo Pacífico, de indígenas del Cauca, de gente de la selva y de peregrinos ecuatorianos de Riobamba, Quito, Otavalo, Ibarra y Tulcán.
  • Localización

El Santuario esta ubicado a 7 Km. de la ciudad de Ipiales y a 11 Km. del Puente de Rumichaca, frontera entre Colombia y Ecuador.

  • Poblaciones cercanas

Ipiales.

  • Temperatura

14° C.

  • Vías de acceso

Una vez se llega a la ciudad de Ipiales, las guías de señalización indican al turista el camino por la carreta 6a. la que desemboca en la Avenida Las Lajas al noreste de la ciudad. La vía es pavimentada y está adornada a trechos con monumentos que representan algunos misterios del Santo Rosario. Se pasa por El Charco, lugar muy conocido por la preparación del Cuy, plato típico de la región. Al final de los 7 Kms. la vía se bifurca frente a la estatua de la Inmaculada, la que tiene a sus pies un león en acecho. Luego encontrará un camino que lo llevará directamente a las escalinatas del Santuario.

Su historia y arquitectura

La historia, o la leyenda, cuenta que alrededor de 1754 la imagen de la Virgen del Rosario fue descubierta por una indígena llamada Maria Meneses con Rosa, su pequeña hija. Cuando se dirigían a su casa, al verse sorprendidas por una tormenta, buscaron refugio a la vera del camino entre las oquedades formadas por las piedras planas y anchas o losas naturales (lajas) inmensas que caracterizan esa zona del cañón del río. Para sorpresa de la madre, la niña que hasta ese momento era considerada sordomuda, llama su atención con las palabras : " La mestiza me llama..." señalando la pintura seguramente iluminada en forma sugestiva por los relámpagos.

El franciscano Fray Juan de Santa Gertrudis, en su crónica del viaje entre 1756- 1762 por el sur del Reino de Nueva Granada, publicada en cuatro tomos con el título de “Maravillas de la naturaleza”, menciona la historia, siendo posiblemente la fuente más antigua de la misma.

El primer templo, si así puede llamarse fue una modesta ermita erigida por el P. Villafuerte y alojó los primeros cultos hasta 1794. Hoy puede verse frente al santuario una reproducción de la misma cubierta de reliquias y ex votos de promesantes agradecidos.

Entre 1796 y 1853 se construyeron un segundo y un tercer templo, todos los cuales resultaron insuficientes para alojar a los millares de peregrinos que se acercaban al mismo.

En 1895 el obispo diocesano vio la necesidad de erigir un templo mayor y de unir ambas orillas del profundo barranco; su idea, magnífica, sólo se cristalizó a partir de 1915 cuando se levantaron a 30 metros sobre el abismo los dos arcos del puente sobre el río, puente que serviría de plaza y atrio de la basílica neogótica en piedra gris y blanca ampliando considerablemente los espacios para peregrinos e incluyendo en la cripta un nuevo templo dedicado al Sagrado Corazón de Jesús; el conjunto de laboriosa y prolongada construcción se bendijo terminado en 1948, dándole el Papa Pío XII coronación canónica a la Virgen en 1952 y al santuario el título de basílica menor en 1954.

Y cabe observar que todos los santuarios erigidos respetaron el lugar de la aparición, es decir que cada edificio nunca tuvo ni tiene fondo o ábside, ya que la construcción arranca directamente de la piedra, imponiéndose la Virgen con su sola presencia.

La edificación actual (la cuarta desde el siglo XVIII) es una iglesia de estilo neo gótico, sustituyó una capilla que databa del Siglo XIX y fue construida, entre enero de 1915 y agosto de 1949 con los aportes de los numerosos y fieles devotos. En su interior se rinde culto a la Virgen del Rosario cuya imagen pintada por un autor desconocido en una piedra laja junto a un camino en el cañón del río, conmovió a la comunidad de tal manera que, calificándolo como prodigio, convirtió el lugar en una referencia para toda la comarca incluyendo el norte del Ecuador.

  • Infraestructura

Cuenta con excelentes servicios hoteleros en Ipiales.

  • Recomendaciones

Llevar ropa adecuada para clima frío. Y no olvide no deje basura ni contamine las fuentes de agua.

¡NO MÁS OSOS DE ANTEOJOS ASESINADOS!

El problema ambiental no es una cuestión de interés sino de cultura. Muy tristes e indignados nos encontramos ante semejante bajeza... y la ley colombiana inexistente, ineficiente e indiferente ante nuestros recursos naturales... ¿Hasta cuándo? hasta que ya no quede nada que conservar abriremos los ojos!

#conservemosnuestrososos